Diseño centrado en el usuario: ¿Qué es el card sorting?

El card sorting (ordenación de tarjetas en inglés) es una técnica de organización de categorías que se emplea en el diseño de experiencia de usuario. Sirve para organizar, jerarquizar y evaluar los contenidos de un sitio web teniendo en cuenta el pensamiento y comportamiento del usuario.

El card sorting está basado en la observación de cómo los usuarios agrupan y asocian entre sí un número predeterminado de tarjetas que corresponden a las diferentes categorías o secciones que recoge el sitio web. De esta manera, se pretenden encontrar patrones comunes para ofrecerles a los visitantes la información de la manera que ello esperan encontrarla.

Pero, ¿por qué conviene usar card sorting? ¿Cuáles son sus beneficios y para qué sirve?

  • Ayuda a conocer las expectativas del usuario.

  • Permite concretar la estructura de la página web.

  • Determinar cuáles van a ser las categorías que aparezcan en el navegador.

  • Evaluar el trabajo que has realizado previamente.

El card sorting (ordenación de tarjetas en inglés) es una técnica de organización de categorías que se emplea en el diseño de experiencia de usuario. Sirve para organizar, jerarquizar y evaluar los contenidos de un sitio web teniendo en cuenta el pensamiento y comportamiento del usuario.

Dependiendo de cuáles sean tus necesidades y en qué momento del diseño de la página web te encuentres, existen dos tipos de card sorting:

  • Card sorting abierta: Los participantes se encargan de organizar y agrupar las tarjetas (corresponden a las categorías / diversos contenidos del sitio) y de darle un nombre al grupo que englobaría las diversas categorías (o subcategorías). Es muy útil para estructurar una página web que está en construcción y para conocer el comportamiento más espontáneo de los usuarios.

  • Card sorting cerrada: Los grupos están predefinidos de antemano y los usuarios deben llevar cada tarjeta (que corresponde a las diversas categorías) al grupo que piensen que mejor encaje. Las técnicas de agrupación cerradas se suelen emplear cuando la web está ya creada, para evaluar si la manera en la que se ha organizado el contenido, ver si la estructura de la información es correcta y efectiva, y además, si es acorde a las conexiones mentales que hacen los usuarios.

Organizar una card sorting es bastante sencillo. Te lo explicamos a continuación, brevemente, diferenciando tres fases:

1. Organización interna

Lo primero es determinar cuáles van a ser las categorías (tarjetas) que los participantes tendrán que ordenar, y para ello se debe hacer un inventario de contenidos, con un máximo de 50 tarjetas. Conviene, además, hacer un ensayo interno y realizar una propuesta interna del mapa, para ver cuáles son las diferencias y los puntos de conflicto.

2. Prueba con los participantes

Antes que nada, hay que hacer elección de los participantes (10 – 15), que tienen que ser parte del público objetivo que tenga la página web. Al explicar la prueba, se les indicará que deben ordenar las tarjetas. Después, se hace la entrega de las tarjetas, sin un orden predeterminado y diferente para cada uno de los participantes. Mientras tanto, el coordinador de la prueba debe observar, tomar notas y fomentar la colaboración entre los participantes.

3. Análisis de los resultados y creación del mapa final

Para finalizar, hay que comparar las diversas ordenaciones realizadas por los participantes y determinar cuáles han sido las coincidencias y tratar de establecer similitudes en los puntos que pueden resultar de conflicto. Además, para construir el mapa final con la categorización determinada se puede comparar y tener en cuenta también el mapa realizado previamente de manera interna.

Diseño centrado en el usuario: ¿Qué es el card sorting?

El card sorting (ordenación de tarjetas en inglés) es una técnica de organización de categorías que se emplea en el diseño de experiencia de usuario. Sirve para organizar, jerarquizar y evaluar los contenidos de un sitio web teniendo en cuenta el pensamiento y comportamiento del usuario.

El card sorting está basado en la observación de cómo los usuarios agrupan y asocian entre sí un número predeterminado de tarjetas que corresponden a las diferentes categorías o secciones que recoge el sitio web. De esta manera, se pretenden encontrar patrones comunes para ofrecerles a los visitantes la información de la manera que ello esperan encontrarla.

Pero, ¿por qué conviene usar card sorting? ¿Cuáles son sus beneficios y para qué sirve?

  • Ayuda a conocer las expectativas del usuario.

  • Permite concretar la estructura de la página web.

  • Determinar cuáles van a ser las categorías que aparezcan en el navegador.

  • Evaluar el trabajo que has realizado previamente.

El card sorting (ordenación de tarjetas en inglés) es una técnica de organización de categorías que se emplea en el diseño de experiencia de usuario. Sirve para organizar, jerarquizar y evaluar los contenidos de un sitio web teniendo en cuenta el pensamiento y comportamiento del usuario.

Dependiendo de cuáles sean tus necesidades y en qué momento del diseño de la página web te encuentres, existen dos tipos de card sorting:

  • Card sorting abierta: Los participantes se encargan de organizar y agrupar las tarjetas (corresponden a las categorías / diversos contenidos del sitio) y de darle un nombre al grupo que englobaría las diversas categorías (o subcategorías). Es muy útil para estructurar una página web que está en construcción y para conocer el comportamiento más espontáneo de los usuarios.

  • Card sorting cerrada: Los grupos están predefinidos de antemano y los usuarios deben llevar cada tarjeta (que corresponde a las diversas categorías) al grupo que piensen que mejor encaje. Las técnicas de agrupación cerradas se suelen emplear cuando la web está ya creada, para evaluar si la manera en la que se ha organizado el contenido, ver si la estructura de la información es correcta y efectiva, y además, si es acorde a las conexiones mentales que hacen los usuarios.

Organizar una card sorting es bastante sencillo. Te lo explicamos a continuación, brevemente, diferenciando tres fases:

1. Organización interna

Lo primero es determinar cuáles van a ser las categorías (tarjetas) que los participantes tendrán que ordenar, y para ello se debe hacer un inventario de contenidos, con un máximo de 50 tarjetas. Conviene, además, hacer un ensayo interno y realizar una propuesta interna del mapa, para ver cuáles son las diferencias y los puntos de conflicto.

2. Prueba con los participantes

Antes que nada, hay que hacer elección de los participantes (10 – 15), que tienen que ser parte del público objetivo que tenga la página web. Al explicar la prueba, se les indicará que deben ordenar las tarjetas. Después, se hace la entrega de las tarjetas, sin un orden predeterminado y diferente para cada uno de los participantes. Mientras tanto, el coordinador de la prueba debe observar, tomar notas y fomentar la colaboración entre los participantes.

3. Análisis de los resultados y creación del mapa final

Para finalizar, hay que comparar las diversas ordenaciones realizadas por los participantes y determinar cuáles han sido las coincidencias y tratar de establecer similitudes en los puntos que pueden resultar de conflicto. Además, para construir el mapa final con la categorización determinada se puede comparar y tener en cuenta también el mapa realizado previamente de manera interna.