6 aspectos que condicionan la usabilidad en fármacos y productos de la salud

Cada vez crece más los campos en los que se aplica la usabilidad, y estos últimos años la disciplina se ha extendido al sector farmacéutico y de la salud.

En este contexto, se está empezando a tratar de hacer más usables aquellos materiales utilizados por profesionales de la salud y organizaciones como parte de la educación del paciente y cuyos objetivos van desde prevenir errores y facilitar el seguimiento de un tratamiento a lograr objetivos de marketing.

Sin embargo, es un campo complejo en el que no resulta sencillo hacer que los productos o servicios sean fáciles de usar para cualquier usuario. Las investigaciones han mostrado que existen problemas con la legibilidad y la usabilidad de estos materiales empleados en distintos campos de la salud: dietas, campañas de prevención del cáncer, tratamientos, prospectos de medicamentos, instrucciones de postoperatorios, consentimientos informados, etc.

Este tipo de materiales requiere de altas capacidades cognitivas que no se corresponden con las del público objetivo. Gran parte de la población no comprende correctamente estos documentos por su contenido técnico, estilo u organización, entre otros muchos aspectos, y pueden dar lugar a errores que convendría evitar.

Mapa ed calor heat map de movimineto de ratón de intermon oxfarm

En este artículo estudiamos las causas de los problemas de usabilidad de estos materiales. Conociéndolos podremos crear las mejores soluciones para incrementar la efectividad de los servicios de salud.

1. Diseño de los materiales

No siempre son las organizaciones de la salud las que desarrollan los materiales dirigidos a los pacientes. En muchas ocasiones surgen de profesionales particulares que han detectado esa necesidad y lo recomiendan a sus pacientes de forma diferente a si más adelante otro profesional u organización lo reutiliza.

2. Usuarios

La información de la salud tiene dos audiencias objetivo: los clientes (pacientes, familiares de los pacientes…) y los profesionales de la salud (personal sanitario, de farmacia, dietistas…). Normalmente no se distribuye material diferente en función de la audiencia y esto es un error.

3. Contextos de usos

Los materiales pueden ser de distribución directa (creados directamente para los pacientes), distribución mediada (acompañados siempre de una explicación de un profesional de la salud), distribución en una campaña de salud (complementarios a una campaña mediática) y distribución para profesionales de la salud (con información técnica). Es muy importante conocer el contexto para diseñar el contenido.

4. Objetivos

Además de proporcionar información sobre la salud, los materiales dirigidos a paciente también tienen una importante labor de marketing para el laboratorio farmacéutico.

Su imagen es importante y éste es un factor que puede limitar la legibilidad según los requisitos de diseño prefijados por el laboratorio.

5. Flujo de trabajo

Detrás de la creación y desarrollo de estos materiales no hay un único agente involucrado, sino que intervienen expertos y managers de diversos departamentos.

Es importante la opinión del departamento de marketing para adecuarse al estilo de la marca o consultar al departamento jurídico para revisar el cumplimiento de la legislación.

La necesidad de llegar a un consenso y la carencia habitual del correspondiente departamento de usabilidad son otras de las causas que limitan la actuación sobre la legibilidad de los documentos.

6. Factores externos

En la redacción de este tipo de materiales debería incidirse en que el contenido facilite la lectura, evite jergas técnicas y se organice el texto de acuerdo a la necesidad del público objetivo.

Esto no es fácil y no siempre se consigue por diversos factores; la cantidad de información a incluir en un espacio muy reducido, los contenidos exigidos por la ley que
no son fácilmente comprensibles por la mayoría de usuarios, las limitaciones en los ‘timings’ que impiden ser más minuciosos en el proceso o la falta de pruebas con usuarios.

Aunque haya una intencionalidad de crear materiales dirigidos a paciente que sean usables y legibles, hay una serie de factores que, como hemos visto en este artículo, influyen en el proceso de creación y desarrollo y dificultan el cumplimiento de dicho objetivo. Solo teniéndolos en cuenta se puede estar más cerca de crear materiales pensados en los usuarios y ajustados a sus necesidades.

Y recuerda, los productos destinados a la mejora de la salud que son fáciles de consumir y que conectan rápido con los hábitos y expectativas de los usuarios o pacientes son los que crean experiencias satisfactorias.

6 aspectos que condicionan la usabilidad en fármacos y productos de la salud

Cada vez crece más los campos en los que se aplica la usabilidad, y estos últimos años la disciplina se ha extendido al sector farmacéutico y de la salud.

En este contexto, se está empezando a tratar de hacer más usables aquellos materiales utilizados por profesionales de la salud y organizaciones como parte de la educación del paciente y cuyos objetivos van desde prevenir errores y facilitar el seguimiento de un tratamiento a lograr objetivos de marketing.

Sin embargo, es un campo complejo en el que no resulta sencillo hacer que los productos o servicios sean fáciles de usar para cualquier usuario. Las investigaciones han mostrado que existen problemas con la legibilidad y la usabilidad de estos materiales empleados en distintos campos de la salud: dietas, campañas de prevención del cáncer, tratamientos, prospectos de medicamentos, instrucciones de postoperatorios, consentimientos informados, etc.

Este tipo de materiales requiere de altas capacidades cognitivas que no se corresponden con las del público objetivo. Gran parte de la población no comprende correctamente estos documentos por su contenido técnico, estilo u organización, entre otros muchos aspectos, y pueden dar lugar a errores que convendría evitar.

Mapa ed calor heat map de movimineto de ratón de intermon oxfarm

En este artículo estudiamos las causas de los problemas de usabilidad de estos materiales. Conociéndolos podremos crear las mejores soluciones para incrementar la efectividad de los servicios de salud.

1. Diseño de los materiales

No siempre son las organizaciones de la salud las que desarrollan los materiales dirigidos a los pacientes. En muchas ocasiones surgen de profesionales particulares que han detectado esa necesidad y lo recomiendan a sus pacientes de forma diferente a si más adelante otro profesional u organización lo reutiliza.

2. Usuarios

La información de la salud tiene dos audiencias objetivo: los clientes (pacientes, familiares de los pacientes…) y los profesionales de la salud (personal sanitario, de farmacia, dietistas…). Normalmente no se distribuye material diferente en función de la audiencia y esto es un error.

3. Contextos de usos

Los materiales pueden ser de distribución directa (creados directamente para los pacientes), distribución mediada (acompañados siempre de una explicación de un profesional de la salud), distribución en una campaña de salud (complementarios a una campaña mediática) y distribución para profesionales de la salud (con información técnica). Es muy importante conocer el contexto para diseñar el contenido.

4. Objetivos

Además de proporcionar información sobre la salud, los materiales dirigidos a paciente también tienen una importante labor de marketing para el laboratorio farmacéutico.

Su imagen es importante y éste es un factor que puede limitar la legibilidad según los requisitos de diseño prefijados por el laboratorio.

5. Flujo de trabajo

Detrás de la creación y desarrollo de estos materiales no hay un único agente involucrado, sino que intervienen expertos y managers de diversos departamentos.

Es importante la opinión del departamento de marketing para adecuarse al estilo de la marca o consultar al departamento jurídico para revisar el cumplimiento de la legislación.

La necesidad de llegar a un consenso y la carencia habitual del correspondiente departamento de usabilidad son otras de las causas que limitan la actuación sobre la legibilidad de los documentos.

6. Factores externos

En la redacción de este tipo de materiales debería incidirse en que el contenido facilite la lectura, evite jergas técnicas y se organice el texto de acuerdo a la necesidad del público objetivo.

Esto no es fácil y no siempre se consigue por diversos factores; la cantidad de información a incluir en un espacio muy reducido, los contenidos exigidos por la ley que
no son fácilmente comprensibles por la mayoría de usuarios, las limitaciones en los ‘timings’ que impiden ser más minuciosos en el proceso o la falta de pruebas con usuarios.

Aunque haya una intencionalidad de crear materiales dirigidos a paciente que sean usables y legibles, hay una serie de factores que, como hemos visto en este artículo, influyen en el proceso de creación y desarrollo y dificultan el cumplimiento de dicho objetivo. Solo teniéndolos en cuenta se puede estar más cerca de crear materiales pensados en los usuarios y ajustados a sus necesidades.

Y recuerda, los productos destinados a la mejora de la salud que son fáciles de consumir y que conectan rápido con los hábitos y expectativas de los usuarios o pacientes son los que crean experiencias satisfactorias.