5 características básicas que todo prospecto usable debería cumplir

Los laboratorios farmacéuticos, legisladores y organizaciones de consumidores están de acuerdo en que la información médica de etiquetas y prospectos debería permitir a los consumidores utilizar de forma fácil y apropiada los medicamentos. Sin embargo, alcanzar ese objetivo no es tarea fácil.

En este artículo presentamos 5 características que fundamentan las bases de un prospecto usable, un prospecto cuyo diseño se centra en el consumidor y lo que éste espera obtener de él.

Por eso, hemos pensado que puede resultar interesante recoger los pasos que se deben seguir para realizar correctamente un prospecto. ¡Allá vamos!

1. Respetuoso

¿Sienten los usuarios que el prospecto es respetuoso con ellos? Si pensamos en los objetivos que perseguimos con la usabilidad y los tests con usuarios, podemos concluir que la usabilidad es una expresión de respeto a los demás, un deseo de crear algo amigable y que ayude a mejorar la vida de las personas que van a utilizarlo. De ahí viene la expresión “user-friendly” (amigable para el usuario).

En el caso de los medicamentos, un prospecto debe satisfacer las necesidades del usuario y ser respetuoso con él.

Esto es lo que opina un usuario que compró un producto porque le parecía que la caja tenía un diseño atractivo y claro, “Pusieron tanto esfuerzo en diseñar el packaging que consiguieron que lo comprara, sin embargo, al abrirlo y ver el diseño tan pobre de las instrucciones te das cuenta de que en realidad no se preocupan tanto por el consumidor.”

2. Atractivo

Una manera de otorgar importancia y valor a la información escrita que acompaña a un medicamento es hacer que la información sea atractiva e invite a leer.

Cuando hablamos de hacer un prospecto atractivo no nos referimos a primeras impresiones o a crear un efecto rápido. Hablamos de satisfacción a largo plazo, de que cada vez que el usuario necesite consultar el prospecto la experiencia sea satisfactoria y que esta satisfacción sea cada vez mayor.

3. Eficiente

¿Cuánto tiempo tiene que invertir una persona mirando un prospecto hasta encontrar la información que busca? La usabilidad también se mide en cifras y son los usuarios los que mejor discriminan lo usable que es un documento o no.

La información puede que esté ahí, pero si sienten que están tardando demasiado tiempo en encontrarla, lo más probable es que se acaben dando por vencidos.

4. Fácil de leer

La facilidad de lectura (readability en inglés) es un término muy utilizado en el ámbito de los prospectos de medicamentos, tanto que incluso se usa como sinónimo de usabilidad (ver las “EU guidelines on readability of medicine leaflet”).

Un prospecto debe ser fácil de leer a nivel de diseño: el texto debe ser lo suficientemente grande y claro para ser leído, por ejemplo, y a nivel de contenido. Si pensamos en los principales consumidores de medicamentos, las personas mayores y analizamos el diseño de los prospectos, es fácil darse cuenta que la mayoría no están adaptados a ellos.

5. Efectivo

Las personas necesitan que su relación con la información sea productiva; la información debe ser útil y debe ser una herramienta que dé seguridad y autonomía a los usuarios.

El usuario debe ser capaz de entender por sí mismo el prospecto y saber cómo actuar sin necesitar ayuda de terceros. Solo así podemos decir que un prospecto es efectivo y cumple su principal misión.

Hemos presentado 5 características básicas pero claves que todo prospecto usable debería tener. Con estos consejos, se puede mejorar en gran medida el diseño de un prospecto.

A continuación, os dejamos un enlace en el que podéis ver más más ejemplos de prospectos y trabajos realizado por Difácil Consultoría: http://difacilconsultoria.es/proyectos/

5 características básicas que todo prospecto usable debería cumplir

Los laboratorios farmacéuticos, legisladores y organizaciones de consumidores están de acuerdo en que la información médica de etiquetas y prospectos debería permitir a los consumidores utilizar de forma fácil y apropiada los medicamentos. Sin embargo, alcanzar ese objetivo no es tarea fácil.

En este artículo presentamos 5 características que fundamentan las bases de un prospecto usable, un prospecto cuyo diseño se centra en el consumidor y lo que éste espera obtener de él.

Por eso, hemos pensado que puede resultar interesante recoger los pasos que se deben seguir para realizar correctamente un prospecto. ¡Allá vamos!

1. Respetuoso

¿Sienten los usuarios que el prospecto es respetuoso con ellos? Si pensamos en los objetivos que perseguimos con la usabilidad y los tests con usuarios, podemos concluir que la usabilidad es una expresión de respeto a los demás, un deseo de crear algo amigable y que ayude a mejorar la vida de las personas que van a utilizarlo. De ahí viene la expresión “user-friendly” (amigable para el usuario).

En el caso de los medicamentos, un prospecto debe satisfacer las necesidades del usuario y ser respetuoso con él.

Esto es lo que opina un usuario que compró un producto porque le parecía que la caja tenía un diseño atractivo y claro, “Pusieron tanto esfuerzo en diseñar el packaging que consiguieron que lo comprara, sin embargo, al abrirlo y ver el diseño tan pobre de las instrucciones te das cuenta de que en realidad no se preocupan tanto por el consumidor.”

2. Atractivo

Una manera de otorgar importancia y valor a la información escrita que acompaña a un medicamento es hacer que la información sea atractiva e invite a leer.

Cuando hablamos de hacer un prospecto atractivo no nos referimos a primeras impresiones o a crear un efecto rápido. Hablamos de satisfacción a largo plazo, de que cada vez que el usuario necesite consultar el prospecto la experiencia sea satisfactoria y que esta satisfacción sea cada vez mayor.

3. Eficiente

¿Cuánto tiempo tiene que invertir una persona mirando un prospecto hasta encontrar la información que busca? La usabilidad también se mide en cifras y son los usuarios los que mejor discriminan lo usable que es un documento o no.

La información puede que esté ahí, pero si sienten que están tardando demasiado tiempo en encontrarla, lo más probable es que se acaben dando por vencidos.

4. Fácil de leer

La facilidad de lectura (readability en inglés) es un término muy utilizado en el ámbito de los prospectos de medicamentos, tanto que incluso se usa como sinónimo de usabilidad (ver las “EU guidelines on readability of medicine leaflet”).

Un prospecto debe ser fácil de leer a nivel de diseño: el texto debe ser lo suficientemente grande y claro para ser leído, por ejemplo, y a nivel de contenido. Si pensamos en los principales consumidores de medicamentos, las personas mayores y analizamos el diseño de los prospectos, es fácil darse cuenta que la mayoría no están adaptados a ellos.

5. Efectivo

Las personas necesitan que su relación con la información sea productiva; la información debe ser útil y debe ser una herramienta que dé seguridad y autonomía a los usuarios.

El usuario debe ser capaz de entender por sí mismo el prospecto y saber cómo actuar sin necesitar ayuda de terceros. Solo así podemos decir que un prospecto es efectivo y cumple su principal misión.

Hemos presentado 5 características básicas pero claves que todo prospecto usable debería tener. Con estos consejos, se puede mejorar en gran medida el diseño de un prospecto.

A continuación, os dejamos un enlace en el que podéis ver más más ejemplos de prospectos y trabajos realizado por Difácil Consultoría: http://difacilconsultoria.es/proyectos/